5 alternativas para ahorrar dinero en cafés del Starbucks

Alternativas para ahorrar dinero en cafés del Starbucks
Escucha el artículo en Podcast
Voiced by Amazon Polly

¿Sabe cuanto dinero gasta en cafés cada semana?

Alternativas para ahorrar dinero en cafés del Starbucks

No lo niego, ¡creo que soy adicto al café!. Mi abuela me decía que cuando era bebé, hasta en la mamila me daba a tomarlo. 

Ahora, una de las cosas que más disfruto en la vida, es tomar una taza de café por las mañanas antes de salir a trabajar; cuando se me hace tarde, paso a comprarlo o llegando a la oficina, es lo primero que hago.

Me encanta el aroma y el sabor del café, cuando doy el primer sorbo, siento como mi cuerpo se llena de energía. Esta es una buena manera de empezar el día.

Hace algunos años, empecé a llegar casi todos los días a un Starbucks que está cerca de mi oficina. Recuerdo que la primera vez fui a una junta de trabajo, el lugar estaba bien iluminado, tenía Internet, mesas de trabajo y sillones cómodos.

No tenía idea qué pedir y me fui por lo más fácil.

- Buenos días, ¿Qué desea tomar?

- Quiero un café americano.

- ¿Café del día o espresso americano?.

No sabía que contestar y dije.

- Espresso americano.

- ¿Lo quiere, alto, grande o venti?.

Otra vez, no sabía la diferencia, entonces señale el vaso más chico.

- Alto, muy bien, ¿Cuál es su nombre?

- Guillermo.

En general, la experiencia fue buena, me llamaron por mi nombre para entregarme el café y eso me gusto.

Al pasar pocos días, fui conociendo más sobre el Starbucks y descubrí que si eres cliente asiduo, puedes obtener una tarjeta GOLD que tiene beneficios.

En poco más de un mes pude alcanzar esa tarjeta. Siempre me recibían con una sonrisa y por mi nombre; si había una fila enorme y yo estaba formado, me hablaban y me entregaban mi café; ya sabían mi bebida favorita; en el mes de mi cumpleaños tenía una bebida gratis, más otros beneficios.

El personal del Starbucks, sabía cómo hacerte sentir bien. Sin embargo, esa atención tiene un costo que a la larga impacta nuestros bolsillos.

Verá usted,  mis bebidas favoritas son el caramel macchiato  y el espresso americano. Un triple alto caramel macchiato (con un shot de café extra y leche deslactosada ) costaba más de $60 pesos ($3.2 USD) y visitaba el Starbucks un promedio de 20 veces al mes. Lo cual nos da $1200 pesos mensuales o $14,400 pesos ($780 USD) en el año. Sin contar que en muchas ocasiones compraba un Panini  o un pan.

Aunque tengo años llevando el control de mi dinero elaborando un presupuesto familiar para todo el año, estaba gastando mucho consumiendo café del Starbucks.

Los ojos se me abrieron cuando en una ocasión pude ver el reporte de consumos de todo un año en mi aplicación del Starbucks, pensé que no podía seguir gastando ese dinero en cafés, algo debía hacer.

Como he escrito con anterioridad, de acuerdo a algunos estudios, un hábito debe quitarse o sustituirse por otro, esto nos puede tomar cambiarlo entre 21 y 66 días. Déjame te platico que hice para lograrlo.

 

  1. Esté consciente de sus gastos

Haga un ejercicio de cuánto dinero gasta en cafés del Starbucks o de cualquier otro lugar. Si lo paga en efectivo o tarjeta, guarde todos sus tickets para que al final del mes sepa cuánto gasta. Si paga los cafés con la aplicación de Starbucks, ahí podrá saber cuántas recargas hizo en el mes.

Le sorprenderá saber cuánto dinero gasta al mes en cafés, ese monto multiplíquelo por 12, que es un año o por 24, que son dos años. Así tendrá una idea de cuánto gastara los siguientes dos años.

Un artículo publicado en Yahoo Finance,  dice que si usted compra un latte de $4 USD todos los días,  eso sería $28 USD a la semana, cerca de $120 USD al mes o $1,460 USD al año. Mantener ese hábito por 5 años, representarían $7,300 USD (unos $135,00 pesos mexicanos).

En México, con $135,000 pesos, usted podría comprar un auto nuevo pequeño.

 

  1. Cambie de hábitos

Cuando estuve consciente de cuánto dinero gastaba, lo primero que hice, fue tomar la decisión de recortar las idas al Starbucks; cambie mi ruta para ir al trabajo y  ya no me estacionaba ahí.

En poco más de 6 meses, de ir 20 veces al mes, pasaron a solo cinco veces. Después me aleje casi un año de cualquier Starbucks.

Ahora, después de 5 años, sigo teniendo la tarjeta GOLD, volví a llegar todos los días, pero solo lo hago para tener Internet y para tener juntas de trabajo.

He aprendido a controlar mis gastos en el Starbucks pues solo hago una o dos compras al mes.

 

  1. Encuentre una opción más económica

Lo segundo que hice fue encontrar una nueva cafetería. El edificio donde trabajo está en un área donde hay cuatro o cinco cafeterías cercanas, tres están en la parte baja del mismo edificio. 

Empecé a visitar cada una de ellas, de entrada, los cafés estaban un 50% más económico que el Starbucks. Utilizaban un excelente café mexicano cultivado en las partes altas de Chiapas, Oaxaca o Veracruz.

La diferencia estaba en el lugar, muy pequeños y algunos carecían de buen servicio. Sin embargo, que una cafetería sea pequeña no significa que no cumplirá tus expectativas.

Encontré una cafetería donde el joven barista que la atendía era un emprendedor que ofrecía café orgánico de una finca ubicada en Coatepec, Veracruz. Mientras me preparaba el café platicábamos sobre las características de su café y los diferentes métodos de destilación. Disfrutada los pocos minutos que me quedaba en su pequeño lugar.

 

  1. Hágalo en casa

El siguiente paso fue empezar a preparar mi café en casa y en la oficina.

Una de las maneras más fácil de hacer un café es usando una cafetera eléctrica, cómprese una y escoja un buen café en grano para que todas las mañanas pueda disfrutarlo.

Si usted es aficionado al caramel macchiato, latte  o capuchino; el costo de la cafetera será mayor, pero a la larga, tendrá ahorros. También podría optar por empezar a tomar café negro.

En mi caso, lo quise hacer diferente, los espressos me los preparo en una cafetera Bialetti moka o macchinetta. Me encanta como queda el sabor y que en la parte alta, le quede la crema del café.

Café preparado en macchinetta. Foto crédito de Annie Spratt

Si tengo oportunidad, lo tomo en casa; si debo salir volando, lo pongo en un pequeño termo y lo voy tomando camino al trabajo.

 

  1. Prepárelo en la oficina

Si no tuve oportunidad de prepararme el café en casa, no me preocupo. En la oficina, también guardo café molido, le recomiendo que lo mantenga bien sellado, lo ponga en un lugar seco y que no compre mucho, pues con el paso de muchos días puede afectar su sabor.

Tengo una manera fácil de hacerme el café, utilizo una prensa francesa. Para llegar a encontrar el punto de un buen café, debes jugar con el molido del café, con la temperatura del agua y con el tiempo que lo dejas.

Café preparado en prensa francesa. Foto crédito de Rachel Gorjestani

Se recomienda un molido grueso; sin embargo, por el tipo de cafés que uso, el sabor queda muy suave. He encontrado que con un molido medio suelta todos sus sabores. El molido fino no es recomendable porque los granos de café atraviesan la malla y se van a la taza.

 

Conclusión

Nunca me he planteado dejar el café por completo sino que he encontrado la manera de disfrutarlo ahorrando lo más que puedo. Me sigue gustando el Starbucks, pero solo hago una o dos compras al mes. Sigo visitando las cafeterías cercanas a mi oficina, pero solo compro unas cuatro veces por mes.

Generalmente, me tomo tiempo para prepárame un buen café, buscando granos mexicanos y extranjeros para probarlos, además de nuevas maneras de hacerlos.

Cambiar hábitos es bueno, sobre todo si queremos disfrutar de una buena taza de café y ahorrar; al final, nuestro bolsillo lo agradecerá.


Por último, te pido de favor que escribas tus comentarios para enriquecer este tema y si te pareció interesante el artículo, compártelo en tus redes sociales y dale LIKE para que más personas puedan alcanzar la Libertad Financiera en sus vidas, GRACIAS.


Te recomiendo mi artículo ¿Existe una gran conspiración para que vivamos endeudados?, para que amplíes tu conocimiento de este tema.


Te recomiendo que bajes mi Ebook "Rompiendo la maldición de las deudas" y Cómo mejorar tus finanzas personalesdonde hablo mas sobre el tema de cómo alcanzar la Libertad Financiera.

Compartir en Redes Sociales:

8 thoughts on “5 alternativas para ahorrar dinero en cafés del Starbucks

  1. Ser adicta al café, somos muchos pero a mi el Starbucks no me gusta es el anti café, montones de café donde el ingrediente principal desaparece entre tanto sirope. Por cierto interesante artículo

    1. Es cierto, no es el mejor lugar para tomar café, pequeñas cafeterías lo hacen mucho mejor. En mi caso me atrapo el lugar, el ambiente, etc. Es bueno saber que hay otras opciones más económicas y de buena calidad.

  2. Gracias por el artículo, muy buenos consejos, aunque honestamente no me gusta el café de ese lugar, en la oficina incluso organicé a la gente dejar de comprar en starbucks y comprar todos en otro lugar donde el café es de Chiapas y delicioso, nos ffue tan bien que nos hacen descuento 😉

    1. Estoy de acuerdo contigo que el café del Starbucks no es el mejor . En mi caso, era la atención que me daban y el lugar lo que me hacia llegar casi todos los días. Pero estaba gastando mucho dinero. Es importante controlar los gastos hormigas, comprar cafés, es uno de ellos. Gracias por tu comentario.

Deja un comentario